Arrasado el miniparaíso botánico de Coslada


Ecologistas e investigadores han denunciado la mayor extinción simultánea de especies raras en la comunidad de Madrid tras descubrir la eliminación de las trescientas cincuenta especies botánicas existentes en la parcela, propiedad de COFARES (empresa farmacéutica que se dedica a la distribución de medicamentos), ubicada en el Centro de Transportes de Coslada. ARBA, la Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Ecologistas en Acción y GRAMA temían que algo parecido pudiera suceder tras los sucesivos descubrimientos de especies muy raras en estos terrenos. Los colectivos estudian posibles actuaciones contra los responsables de este atentado contra la biodiversidad.

Para las asociaciones ecologistas ARBA, la Asociación Ecologista del Jarama “El Soto”, Ecologistas en Acción y GRAMA, suponen la mayor extinción masiva simultánea de especies acontecida en la Comunidad de Madrid y lo califican de barbarie. La explicación, afirman, está en la especulación del suelo. Sobre los terrenos que han sido roturados está previsto la ampliación del CTC, en concreto COFARES tiene previsto la construcción de nuevas naves.

Desde que en 2005 el profesor Juan Manuel Martínez Labarga descubriera varias especies raras se viene pidiendo protección para esos terrenos, incluida la declaración de una microreserva, dando la posibilidad a los propietarios de trasladarse a otras zonas del CTC (propiedad de la Comunidad de Madrid, Cámara Oficial de Comercio e Industria de Madrid y el Ayuntamiento de Coslada). La última vez que se reclamó protección para este paraje fue el pasado 28 de diciembre.

Martínez Labarga asegura que “se ha arrasado un ecosistema único no descrito para la ciencia, con especies rarísimas, algunas únicas a nivel mundial”. “Resulta incomprensible que una empresa farmacéutica haya destruido tanta biodiversidad y patrimonio genético”, añade.

En concreto, se ha destruido la mejor población mundial conocida de Cynara tournefortii (alcachofa silvestre), la única población conocida en el mediterráneo occidental de Triticum boeoticum (trigo silvestre precursor de los trigos domésticos actuales), la mejor población ibérica de Malvella sherardiana (pequeña malva), las únicas poblaciones madrileñas de entidad de Convolvulus humilis (pequeña correhuela), Geropogon hybridus (bella flor estrellada), Teucrium spinosum (herbácea anual) y las mejores poblaciones madrileñas de Klasea flavescens (pequeño cardo), Linaria caesia (herbácea de hermosas flores amarillas), Scolymus maculatus (pequeño cardo de floresamarillas), Astragalus scorpioides (leguminosa con frutos que recuerdan a la cola del escorpión) y otras. Igualmente se han visto afectada una población de grillo de visera (Sciobia lusitanica), especie catalogada como “sensible a la alteración de su hábitat”. Todo ello es una prueba objetiva de la gran biodiversidad que allí se encontraba, unas 350 especies vegetales diferentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *