Especies en honor a Darwin

En el último siglo han sido muchas las especies en cuya nomenclatura taxonómica se ha incorporado el nombre de Charles Darwin latinizado ( “darwini”, «darwiniana», «darwinius»…). Y coincidiendo con el aniversario de su nacimiento, hoy queremos hacer un repaso a algunas de ellas.

Por ejemplo, el pez murciélago de labios rojos (Ogcocephalus darwini), que vive en las aguas que rodean las Galápagos y cuenta con unas aletas pectorales que emplea para desplazarse por el fondo marino rugoso. O el ñandú de Darwin (Rhea darwini), que vive en zonas altas de los Andes y tiene un emplumado que le llega hasta los dedos.

Curioso, sin duda, es el caso del anfibio Rhinoderma darwinii, más conocido como rana de Darwin. Nativa de Chile y Argentina, esta rana exhibe una estrategia reproductiva única. Tras poner y fertilizar los huevos en el suelo húmedo, los machos permanecen cerca de ellos mientras las larvas se desarrollan. Justo antes de la eclosión, el macho introduce los huevos en su boca y los ubica en el saco vocal. Las larvas permanecen dentro del saco vocal de los machos durante todo su desarrollo. Y transcurridos de 50 a 70 días, el macho “escupe” ranas juveniles completamente desarrolladas. Esta modalidad reproductiva no ha sido encontrada en otros anfibios.

Por otro lado, en 2010 se descubrió en Madagascar una araña a la que se bautizó como Caerostris darwini, y que destacaba por fabricar una de las telarañas de orbes más grandes, de un tamaño que puede alcanzar 28.000 centímetros cuadrados con unos puntos de anclaje que alcanzan los 25 metros.

En cuanto a dinosaurios, el primero dedicado al padre de la teoría de la evolución fue Aniksosaurus darwini, un carnívoro de unos 50 kilos de peso y dos metros largo cuyos restos fueron hallados en la Patagonia hace cinco años. Otro animal extinto que recuerda a Charles Darwin es el antepasado de la foca, Puijila darwini, un pequeño mamífero carnívoro con patas y acuático que vivió en el Mioceno y que representa el paso intermedio del tránsito de la tierra al mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *