La evolución de la Evolución

 

Si hay un biólogo conocido, ese es Charles Darwin. Aunque él comenzó a estudiar medicina, en cuanto pudo se escapó y se embarcó en un viaje que cambiaría el curso de la Biología para siempre. Y es que si Darwin es importante por algo, no es tanto por enunciar su Teoría de la Evolución a través de la Selección Natural, sino porque esta es el gran principio unificador de la Biología a través del cual se puede dar respuesta a multitud de preguntas. Por y para este proceso, confluyen todos los aspectos biológicos a todos los niveles: molecular, celular, de individuos y poblaciones.

Sin embargo, no ha sido el único en intentar dar una explicación a la gran variedad de organismos distintos sobre tierra. En este post vamos a intentar explicarlo de manera concisa.

La evolución a. D. (antes de Darwin)

Ya los griegos hablaban de la evolución de los organismos. Los primeros escritos de los que se tienen constancia provienen de una escuela de filosofía fundada por Anaximandro en el siglo VI a. C. Sin embargo, Aristóteles, siglo IV a. C., el considerado como primer gran biólogo, creía que todos los seres vivos podían ser ordenados en una jerarquía. Esta jerarquía se conoció como Scala Naturae en la cual, las criaturas más simples tenían una posición humilde en el peldaño más bajo, el hombre ocupaba el peldaño más alto y todos los otros organismos ocupaban lugares adecuados en el intervalo. Y esto estuvo vigente hasta el siglo XIX.

Carl von Linné, siglo XVIII d. C., creador del sistema de nomenclatura para la clasificación de los seres vivos, creía en la creación divina de las especies, como muchos otros científicos desde que entraron en Europa las enseñanzas del Viejo Testamento.

Sin embargo, el primer científico moderno que elaboró un concepto sistemático de la evolución fue Jean Baptiste Lamarck a comienzos del siglo XIX. Propone que todas las especies, incluido el Homo sapiens, descienden de otras especies. Según su hipótesis, la evolución depende de dos fuerzas principales:

  1. La herencia de las características adquiridas: los órganos de los individuos se van desarrollando o atrofiando en función de la necesidad y esto se transmite a la descendencia.
  2. Un principio creador universal que impulsa a cada criatura viva hacia un grado de complejidad mayor del de la especie de la que proviene.

Darwin

La gran importancia de la Teoría de la Selección Natural es que explica una gran cantidad de cosas con unos premisas muy sencillas:

  1. Los organismos engendran organismos similares. Es decir, hay estabilidad en el proceso de la reproducción.
  2. En la mayoría de las especies, el número de individuos que sobreviven y se reproducen en cada generación es pequeño en comparación con el número producido inicialmente.
  3. En cualquier población dada ocurren variaciones aleatorias entre los organismos individuales, es decir, variaciones que no son ocasionadas por el ambiente, y algunas de estas variaciones son hereditarias.
  4. La interacción entre estas variaciones al azar y el ambiente determina en grado significativo cuáles individuos sobrevivirán y se reproducirán y cuáles no. Algunas variaciones permiten que los individuos produzcan más prole que otros. Darwin llamó a estas variaciones “favorables” y argumentó que las variaciones favorables heredadas tienden a hacerse cada vez más comunes de una generación a otra. Este es el proceso que Darwin llamó selección natural.
  5. Dado suficiente tiempo, la selección natural lleva a la acumulación de los cambios que diferencian a grupos de organismos de otros.

 

La evolución d. D. (Después de Darwin)

Sin embargo, la teoría de Darwin tenía tres grandes problemas que no supo responder:

  1. ¿De qué manera se transmiten las características  de una generación a la siguiente?
  2. ¿Por qué las características heredadas no se “mezclan”, sino que pueden desaparecer y luego reaparecer en generaciones posteriores?
  3. ¿De qué manera se originan la variaciones sobre las cuales actúa la selección natural?

Para dar respuesta a esto, se combinó la teoría de la evolución de Darwin con los principios de genética que Gregor Mendel publicaría en 1865 dando lugar a la Teoría Sintética de la evolución.

Desde hace unas décadas, se está poniendo en juicio esta Teoría Sintética de la evolución, por los nuevos avances en el conocimiento de los mecanismos genéticos y por las nueva evaluaciones del registro fósil.

Pero esto ya lo dejamos para otro post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *