Las abejas, a la UNESCO

Diversas asociaciones y agrupaciones han decidido solicitar a la UNESCO que declare a la apicultura y las abejas Patrimonio de la Humanidad. Argumentos no les faltan: el despoblamiento de las colmenas y la desaparición de las abejas melíferas (Apis mellifera) es un fenómeno preocupante que ha ido en aumento en la última década y cuyas causas investigan biólogos y entomólogos de todo el mundo.

Uno de los responsables de esta situación es el insecticida thiamethoxam, utilizado habitualmente para proteger los cultivos, que si bien no mata a las abejas tiene un efecto desorientador que les impide volver a la colmena, tal y como revelaba un estudio publicado hace poco en la revista Science. Otra artículo dado a conocer en la misma publicación mostraba cómo una pequeña dosis del insecticida imidacloprid afecta a las colonias de abejorros (Bombus terrestris), reduciendo hasta un 85% el nacimiento de abejas reina. Y a esto se añade que una investigación realizada en Francia ha revelado que un parásito llamado Nosema ceranae se está cebando con las abejas productoras de miel.

Por otra parte, en la Universidad de Southampton (Reino Unido) están estudiando la relación entre las nanopartículas que emiten los motores diesel y el colapso de la población de abejas. Según los investigadores, estas diminutas partículas podrían estar afectando al cerebro de los insectos y dañando sus «satélites internos».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *