Los árboles viejos y grandes almacenan más carbono

Ser grande y viejo no implica resultar, además, improductivo, y mucho menos cuando eres un árbol. Un estudio internacional que publica esta semana Nature revela que, en la mayoría de las especies, los árboles más grandes aumentan crecen más y secuestran más carbono a medida que envejecen, lo que implica que participan más en mitigar las emisiones que cambian el clima. Estos expertos informan de que el 97 por ciento de 403 especies tropicales y templadas crecen con mayor rapidez de lo que corresponde a su edad. Las conclusiones se basan en mediciones repetidas de 673.046 árboles individuales, algunas de las cuales se remontan a hace más de 80 años. «En términos humanos, es como si nuestro crecimiento sólo siguiera acelerándose después de la adolescencia, en lugar de disminuir«, aseguran los investigadores. En esa medida, los seres humanos podrían pesar media tonelada en la edad adulta y más de una tonelada al momento de la jubilación.

No es el primer estudio que sugiere que la edad en los árboles marca la diferencia. Científicos de la Universidad de Valladolid publicaron en la revista New Phytologist que, en las especies de coníferas en las montañas europeas, los individuos de mayor edad muestran una mayor sensibilidad al clima, esto es, que responden de un modo más intenso a las condiciones climáticas limitantes. Las hipótesis barajadas para justificar estas diferencias achacaban esta mayor sensibilidad al mayor tamaño de los árboles viejos, al ser más altos resulta más difícil bombear el agua desde las raíces hasta las ramas superiores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *