NdP del Consejo General de Colegios Oficiales Biólogos – Día del Medio Ambiente 2016

cgcob

NOTA DE PRENSA

DÍA DEL MEDIO AMBIENTE 2016

ES PRECISO RESTABLECER UN CAMBIO EN NUESTRA RELACIÓN CON EL MEDIO AMBIENTE

El hábitat principal de las poblaciones humanas se circunscribe básicamente al medio urbano pero su capacidad de alteración abarca a todo el planeta; sin embargo, existe una evolución programada y sistemática de alejamiento de los ciclos biológicos de la naturaleza y de omisión imperceptible de los servicios gratuitos que nos aportan los ecosistemas naturales, convirtiéndonos en una especie cada vez más aislada de su medio natural del que depende.

El aprovechamiento ilimitado de los recursos naturales, unido a los requerimientos de supervivencia, bienestar y ocio de una población en continuo crecimiento, ha generado pérdidas de patrimonio natural y de la biodiversidad a un ritmo sin precedentes, constatando un riesgo crítico de extinción de las especies y una degradación progresiva de los hábitats naturales en cuanto a su extensión e integridad; lo que se puede aplicar tanto en España como en la Unión Europea, en el que se detecta un estado de conservación desfavorable en la mayor parte de los hábitats y las especies de interés comunitario, como así se pone de manifiesto en los informes comunitarios.

Esta denominada crisis de la biodiversidad es uno de los mayores problemas ambientales y provoca una seria amenaza social y económica, no bien reconocida ni analizada, como es la merma de la capacidad de los recursos naturales para proporcionar bienes y servicios; lo que conlleva que en España el 43% de los servicios de los ecosistemas evaluados se están degradando o se usan de manera insostenible (Evaluación de los Ecosistemas del Milenio en España), situación aún más acuciante en el escenario de crisis económica en la que nos encontramos.

Como se ha reconocido en el Convenio sobre la Diversidad Biológica, la conservación de la biodiversidad es de interés común para toda la humanidad, se encuentra estrechamente asociada al desarrollo social y económico, así como a la salud y bienestar de las personas y tiene una importancia crítica para satisfacer nuestras necesidades básicas; en todo ello cumplen un papel primordial para la protección de la biodiversidad la existencia de espacios protegidos, entre los que cabe destacar la Red Natura 2000 que agrupa en la Unión Europea los hábitats y especies más representativos, singulares, frágiles, amenazados o de especial interés ecológico, científico, paisajístico, geológico o educativo.

La sociedad actual, altamente tecnificada, parece olvidar esta dependencia y, de la mano del uso pretendidamente inagotable de la biodiversidad, contempla una visión de dominio hasta la domesticación de la naturaleza, escenario utópico fomentado por sectores profesionales que se ven sorprendidos por fenómenos como el cambio climático y sus secuelas de inundaciones y sequias, prescindiendo de la necesaria adaptación y convivencia a los ciclos y fenómenos naturales.

Esta situación se ve influenciada por la compleja y extensa legislación y normativa ambiental, característica que se aprovecha para fomentar su incumplimiento, o la búsqueda de formas de sortearla o modificarla por algunos profesionales, públicos y privados, asociados a la legislación sectorial, acrecentando su incapacidad para aplicarla.

Muchos ejemplos se podrían dar de malas prácticas en esta desenfocada relación con el medio ambiente, como la supresión o falta de comprensión social respecto a la existencia de espacios naturales protegidos, la escasa vigilancia ambiental por parte de las Administraciones Públicas de actuaciones altamente contaminantes (vertedero de neumáticos en Seseña, lindano en Sabiñánigo, lodos de Aznalcóllar, etc.).

Los resultados que arrojan los barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas a la pregunta ¿Cuál es el principal problema que existe actualmente en España? sitúan los problemas ambientales entre los menos citados, ocupando el puesto 23 de 40 (1 de diciembre de 2015), siendo el primer problema el paro (57,7%), el segundo la corrupción y el fraude (13,3%), y el tercero los problemas de índole económica (8,7%); lo que corrobora la preocupación actual de la sociedad por la crisis económica.

La sociedad, consecuentemente, no ve la necesidad de movilización en torno a los problemas ambientales y aún menos respecto a la conservación de la biodiversidad, como se pone de manifiesto en la baja participación en las organizaciones no gubernamentales dedicadas a la protección del patrimonio natural en relación a otros países, lo que redunda en la escasa o nula presión social a los poderes públicos y que sitúa al medio ambiente y la biodiversidad fuera del debate político y al margen de las prioridades de la acción pública.

Esta escasa sensibilización e implicación de la sociedad en su conjunto y el hecho de que el valor económico y social de la biodiversidad no se refleje en los procesos de toma de decisiones, marca la necesidad de que en las evaluaciones de la calidad de vida se refleje adecuadamente los aspectos ecológicos y los servicios que aportan los ecosistemas, como activos intangibles, pero de gran relevancia en el estado del bienestar.

El escenario de cambio en el día del medio ambiente, y a las puertas de unas elecciones generales, debe pasar por implicarnos en un compromiso global de todos los sectores económicos en la importancia de la protección del medio ambiente y la conservación de la biodiversidad, mediante la concienciación y compromiso en este reto común, enmarcado en una responsabilidad compartida entre los sectores público y privado.

En Zaragoza a 5 de junio de 2016
Jorge Abad García
Responsable de la Comisión de Medio Ambiente del CGCOB

Más información:
CONSEJO GENERAL DE COLEGIOS OFICIALES DE BIOLOGOS
cgcob@cgcob.e.telefonica.net
609884933
914476375

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *