Recreando los habitats de los monos en 3D

Un grupo de científicos ha desarrollado un sistema tecnológico de mapeo para escanear los habitats de tres especies de monos en Panamá y así identificar las tendencias de sus movimientos y aprender a predecirlos.

3D
El mono capuchino ha sido una de las especies estudiadas para comprender mejor el habitat de los primates en Panamá.

Escanear los habitats para predecir el comportamiento de las especies

Un equipo de investigadores vinculados al Smithsonian Tropical Research Institute (el Instituto Smithsonian de Investigación Tropical en Panamá) ha conseguido crear un sistema nuevo (basado en radares y tecnologías de detección de la luz) que permite analizar en profundidad los habitats de tres especies de monos en Panamá para identificar tendencias y predecir futuros movimientos de los diferentes ejemplares.

El objetivo que se persigue es doble: por una parte, fomentar el turismo en los bosques tropicales de Panamá (los visitantes agraden avistar monos durante su paseo) y, por otra parte, conocer la influencia de estos movimientos en el esparcimiento de las semillas por distintas áreas del bosque, así como adquirir información más detallada sobre la edad de los árboles en las diferentes áreas. Además, al conocer los patrones de desplazamiento habituales, se pueden comprender mejor los factores humanos (ruidos, construcciones, etc.) que afectan al comportamiento habitual de los monos en su hábitat.

Al aplicar esta tecnología de análisis, se han podido crear mapas tridimensionales del bosque tropical de Panamá que permiten conocer en profundidad los habitats de tres especies de monos. Gracias a los movimientos de estos primates, detectados mediante aviones equipados con radar y sistemas de luz, se han podido establecer las edades de los árboles que componen la vegetación en las diferentes áreas.

Este es, sin duda, un interesante ejemplo de cómo el estudio de ciertos patrones de un ecosistema puede ayudar a entender, de manera indirecta, otros muchos factores y detalles de otros componentes.

Fuente: Smithsonian Tropical Research Institute.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *