La sinapsis es el lenguaje de las neuronas

 

La información que recibimos el exterior a través de los sentidos se transforma en señales que viajan de una neurona a otra a lo largo de la unión especializada conocida como sinapsis. Esta puede ser de naturaleza química o eléctrica:

  1. Sinapsis eléctricaSinapsis eléctrica: los iones fluyen a través de uniones en hendidura o nexus que conectan a las membranas celulares de neurona íntimamente yuxtapuestas, y el impulso nervioso se mueve directamente de una neurona a la siguiente. Es común en los vertebrados inferiores y se han detectado en algunos sitios de los cerebros de los mamíferos.
  2. Sinapsis química: las dos neuronas nunca se tocan. Un espacio de unos 20 nanómetros, la hendidura sináptica, separa a la célula que transmite la información (presináptica) de la célula que recibe la información (postsináptica). La información se transmite a través de la hendidura sináptica por medio de moléculas señalizadoras conocidas como neurotransmisores. Constituye la gran mayoría de las conexiones entre las neuronas en el sistema nervioso de los mamíferos.

Las señales transmitidas a través de las sinapsis químicas son de fuerza variable y pueden tener efectos opuestos. Algunas excitan y otras inhiben a la célula postsináptica.

Los neurotransmisores: las palabras de la sinapsis

Algunos neurotransmisores son sintetizados en el cuerpo celular de la neurona y transportados a los terminales axónicos. Allí son empaquetados y almacenados en vesículas sinápticas. Otros se sintetizan y se empaquetan dentro de las terminales axónicas. La liberación de las moléculas neurotransmisoras es disparada por la llegada de un potencial de acción a la terminal axónica. La membrana en esta región de la neurona es rica en proteínas de membrana que forman canales  para el transporte de iones calcio.

Comunicación y sinapsis

Cuando llega el potencial de acción, se abren estos canales permitiendo un flujo de estos iones. Este hace que las vesículas sinápticas (cargadas de neurotransmisores) se fusionen con la membrana celular. Vacian su contenido en la hendidura sináptica. Las moléculas transmisoras se difunden desde la célula presináptica a través de la hendidura y se combinan con moléculas receptoras en la membrana de la célula postsináptica, desencadenando una serie de acontecimientos que pueden, o no, disparar un impulso nervioso en la célula postsináptica.

Los neurotransmisores son removidos o destruidos rápidamente después de su liberación, interrumpiéndose su efecto; esta es una característica esencial del control de actividades del sistema nervioso

 

Fuente: Biología. Curtis & Barnes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *