El embarazo del T. rex

Lunes, marzo 28th, 2016

¿Cómo sería el embarazo del T. rex? Un grupo de científicos que trabajaba investigando un Tyrannosaurus rex de 68 millones de años ha confirmado que se trataba de una hembra embarazada. El hallazgo marca un hito en el campo de la paleontología, ya que siempre resulta muy difícil identificar el sexo de un dinosaurio.

Embarazo del T. rex – Blog COBCM

Representación gráfica realizada por Mark Hallett

La hembra embarazada de T. rex  vivió en la actual Montana durante el Cretácico y se ha detectado en ella tejido óseo medular que solo está presente en hembras de aves que están a punto de poner huevos o que acaban de ponerlos.

Encontrar una hembra embarazada de Tyrannosaurus rex es una gran noticia para los paleontólogos y también para los especialistas en la historia evolutiva de las especies. No hay que olvidar que existe una estrecha relación evolutiva entre los dinosaurios como el T. rex y las aves actuales.

Embarazo del T. rex: hallazgos sorprendentes

Los científicos del grupo de trabajo implicado en este descubrimiento –procedentes de la North Carolina State University y del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte–  han publicado recientemente el hallazgo en Science.

En realidad, el hallazgo de lo que parecía ser tejido óseo medular se produjo en 2005, pero han sido necesarios numerosos estudios a lo largo de estos años para confirmar la naturaleza de la muestra. El trabajo se ha apoyado en estudios de otros tejidos –como restos de vasos sanguíneos adheridos al tejido óseo medular– que han permitido avanzar en la comprensión de las muestras.

Ahora, 11 años más tarde, el equipo ha confirmado que este T. rex era realmente una hembra embarazada, o al menos que el tejido encontrado es, en efecto, tejido óseo medular. Otra hipótesis que se barajaba, y que ha quedado ya descartada con las últimas pruebas, era la presencia de alguna condición o enfermedad común en aves (y en este caso, en sus ancestros), como la osteoporosis, que puede confundirse con el tejido óseo medular en el microscopio.

Situación alarmante para las aves necrófagas

Viernes, diciembre 11th, 2015

Son malos tiempos para el buitre ibérico y para otras aves necrófagas. Las Comunidades Autónomas de Asturias, Galicia, Baleares, Murcia, Madrid y País Vasco aún no cuentan con una normativa propia que permita la regularización del depósito de cadáveres de ganado doméstico, como exige la legislación nacional.

SEO/BirdLife está solicitando a las comunidades autónomas que cumplan con las exigencias de la legislación nacional y regulen las zonas de alimentación de las aves necrófagas. Además de las comunidades que a día de hoy carecen de una regulación específica en este tema, otras como Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha fijan el enterramiento o la incineración de los restos de caza mayor, sin temer en cuenta la importancia que dichos restos tienen para aves carroñeras.

Alarmante situación de las aves necrófagas – Blog COBCM

¿Qué ocurre con la protección de las aves necrófagas?

En el año 2011, el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino de España aprobó el Real Decreto 1632/2011 que regulaba la alimentación de aves necrófagas de interés comunitario, como una manera de compensar los problemas ocasionados por el nuevo sistema de normas de sanidad animal desarrollado a nivel comunitario tras la crisis de las vacas locas.

El mencionado Real Decreto fijaba la responsabilidad de las comunidades autónomas en la regulación de estos asuntos, siempre atendiendo a dos criterios fundamentales: la certeza científica de que las aves necrófagas no suponen un riesgo para la salud (que estén libres de enfermedad) y la garantía de protección y conservación de aves en peligro de extinción o especies protegidas en general.

Algunas comunidades autónomas carecen aún de la legislación apropiada, o bien cuentan con normativas incompletas que siguen poniendo en peligro a las especies más amenazadas. Por ejemplo, en muchos lugares se obliga a los ganaderos de explotaciones extensivas a cumplir una larga lista de responsabilidades excesivamente difíciles que se convierten en un obstáculo para la aplicación real de la normativa.

Por si fuera poco, el buitre ibérico se ve obligado a consumir alimentos cada vez de peor calidad, por ejemplo en vertederos o a partir de restos de animales de explotaciones intensivas (y, por tanto, con altas cantidades de productos farmacéuticos).

En España, las causas de mortalidad más importantes para estas especies son los envenenamientos o las intoxicaciones, seguidos de colisiones y electrocuciones con tendidos eléctricos, disparos y problemas de desnutrición por disminución de fuentes de alimento.

Algunas aves necrófagas han sido incluidas en la nueva Lista Roja de Aves de la UICN en 2015 como especies vulnerables o en peligro de extinción debido a su alarmante situación.

Es fundamental, por tanto, que se fomente desde la legislación la conservación de muladares y comederos fuera del alcance de carroñeros terrestres y que puedan ayudar al buitre ibérico y a otras aves carroñeras.

Fuente: Ecoticias.

Para alimentarse, las gaviotas observan a los patos

Viernes, noviembre 6th, 2015

Las gaviotas aprenden de los patos. De hecho, se ha comprobado que las gaviotas observan a los patos para aprender cómo alimentarse en algunas circunstancias.

Para alimentarse, las gaviotas observan a los patos – Blog COBCM

Un reciente estudio publicado en The Auk: Ornithological Advances ha permitido conocer algunas “rarezas” del comportamiento de las gaviotas. En la laguna Szczecin, situada en la frontera entre Alemania y Polonia, se ha podido comprobar que las gaviotas han aprendido a alimentarse de manera más eficiente observando a los patos.

Las gaviotas de dicha laguna han desarrollado un comportamiento curioso: siguen a los patos buceadores para coger los mejillones que estos sacan a la superficie desde el fondo. De este modo, son capaces de alimentarse de una comida que de lo contrario sería totalmente inaccesible.

Gaviotas adaptadas a cualquier circunstancia

En el estudio se explica que la gaviota es una de las aves con mayor capacidad de adaptación, así como de explotación de una gran variedad de alimentos. Además, las gaviotas son capaces de aprender rápidamente y responden perfectamente a oportunidades nuevas.

Los investigadores, entre los que se encuentra Dominik Marchowski –de la Universidad de Szczecin, Polonia– observaron las aves de la laguna desde octubre de 2013 hasta noviembre de 2014, poniendo especial atención a tres especies de pato gracias a telescopios terrestres. De esta manera, se estudió la intensidad con la que los patos (el porrón común, el porrón moñudo y el porrón bastardo) buscaban comida, al tiempo que se grababa la presencia de las gaviotas en la zona. Además, se recogieron muestras de comida regurgitada por las gaviotas para comprobar qué estaban comiendo estas aves.

Los resultados de todos estos análisis permitieron comprobar que las gaviotas se estaban alimentando de los restos de mejillón tigre que perdían los patos (comensalismo) y que incluso llegaban a quitar la comida directamente a los patos (cleptoparasitismo). No es coincidencia, por tanto, que cuantos más patos de la bandada se encontraran buscando alimento, más gaviotas merodeaban por la misma zona.

Curiosamente, la dieta de las gaviotas cambia dramáticamente en función de la presencia de los patos en los distintos periodos del año. Así, cuando tienen compañía de estas aves, dejan de alimentarse sobre todo de peces para pasar a incorporar el mejillón como pieza clave en su dieta.

Fuentes: EuropaPress y Ecoticias.

Una web que identifica las aves con solo una foto

Viernes, junio 12th, 2015

Un interesante proyecto está dando mucho que hablar entre científicos y amantes de las aves en general en Estados Unidos y Canadá: se trata de una página web capaz de reconocer la especie de ave solo con una fotografía. Interesante, ¿verdad?

Una web que identifica las aves con solo una foto

Ver un ave y no saber reconocerla: un problema que puede tener solución gracias a un sitio web que presenta una eficacia superior al 90% en el reconocimiento de las aves.

La colaboración entre Visipedia y el Laboratorio de Ornitología Cornell ha permitido crear un interesante proyecto llamado Merlin Bird Photo ID, que pretende convertirse en tu “ornitólogo personal” y ayudarte a reconocer las aves que avistas en tus paseos u observaciones. Una herramienta especialmente útil para los poco entendidos en la materia.

Por el momento el sistema es capaz de reconocer 400 de las aves más comunes de Estados Unidos y Canadá, con tan solo subir una foto a la web. La identificación se lleva a cabo gracias a un software de reconocimiento con unos niveles de eficacia superiores al 90%.

Por otra parte, también está disponible una aplicación para Android y para iOS, que te ayuda a identificar el ave que has avistado incluso sin fotografía. En este caso el sistema realiza varias preguntas sencillas: forma y tamaño, color, área y actividad que estaba realizando el ave. Con esta información, la aplicación busca en la base de datos eBird las aves más comunes que encajan con esos parámetros y muestra las fotos de las “especies candidatas” para que puedas reconocer la que viste.

Por último, cuando has identificado la fotografía, puedes aprender más sobre la especie de ave en cuestión: descripción, hábitat, costumbres, canto, movimientos migratorios, etc.

Fuente: VeoVerde.

El estrés de las aves esteparias los fines de semana

Miércoles, abril 22nd, 2015

Un grupo de investigadores del CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas) y de la UAM (Universidad Autónoma de Madrid) han publicado los resultados de un estudio que demuestra que el sisón sufre más estrés fisiológico los sábados y los domingos, debido a la actividad humana.

El estrés de las aves esteparias los fines de semana

El sisón altera su comportamiento por la influencia humana los fines de semana. Fotografía de Renato.

El sisón es una especie de ave que vive en zonas agrarias abiertas y que se encuentra amenazada. Los científicos implicados en el mencionado estudio –cuyos resultados se han publicado en la revista Behavioral Ecology– quisieron analizar la influencia de la presencia humana sobre los hábitos y el comportamiento de estas aves.

Los investigadores preveían encontrar algún tipo de relación entre ambas especies, ya que por los animales suelen percibir a los humanos como amenazas o depredadores. Por este motivo, el contacto entre el sisón y el hombre se ve reflejado en los niveles de estrés fisiológico del animal.

Diferencias en los niveles de estrés los fines de semana

Los sábados y los domingos aumenta considerablemente el nivel de actividad humana en las áreas agrícolas, principalmente por la presencia de ciclistas, caminantes o cazadores. Por tanto, cabría suponer que los niveles de estrés fisiológico del sisón también serían más elevados los fines de semana.

Para comprobar esta información, los científicos del grupo de trabajo decidieron medir las cantidades de la hormona corticosterona en las heces de las aves. El estudio de estos niveles hormonales ha permitido comprobar que el estrés es mayor cuanto mayores son las molestias a las que están expuestos los animales. Entre ellas destacan especialmente las asociadas a la caza: una presencia mayor de perros, el sonido de los disparos, etc.

Además del análisis de la corticosterona, los científicos han observado los hábitos y el comportamiento del sisón durante los fines de semana, y han comprobado que en esos días las aves dedican menos tiempo a comer y se centran sobre todo en vigilar y volar. Pasado el domingo, el sisón necesita compensar el gran gasto energético y dedica más tiempo a comer.

Lógicamente, estas adaptaciones fisiológicas y del comportamiento ayudan a los individuos a afrontar situaciones estresantes, pero las poblaciones del sisón en su conjunto –ya amenazadas– podrían verse aún más mermadas si la exposición a estas molestias fuera prolongada.

Fuente: Dicyt (Agencia Iberoamericana para la Difusión de la Ciencia y la Cultura).

Una aplicación para elaborar censos de las aves acuáticas

Viernes, febrero 6th, 2015

Aunque las aplicaciones móviles son protagonistas en el día a día de la población general, parece que todavía no se han explorado todas sus posibilidades de uso en el ámbito de la ciencia. Algunas podrían tener un impacto muy positivo en la divulgación científica y en el trabajo cotidiano de profesionales de la ecología o la biología. La aplicación Aves Acuáticas, de SEO Bird Life, es sin duda un ejemplo muy interesante de ese potencial aún por descubrir.

Aplicación móvil para el censo de aves acuáticas

Tecnología al servicio de la ecología: censos de aves acuáticas

SEO Bird Life ha desarrollado una aplicación que agrupa numerosos censos de aves acuáticas distribuidos por Comunidades Autónomas y que se va enriqueciendo progresivamente con las aportaciones de colaboradores. De este modo “se compensan” en cierta medida los vacíos presentes en muchos censos, que se están realizando de manera incompleta o que directamente han dejado de llevarse a cabo.

En la web oficial de la aplicación de aves acuáticas, SEO Bird Life hace un llamamiento a todo tipo de socios y colaboradores que quieran aportar sus censos, y hacen especial hincapié en la gran excepción de los espacios protegidos: se trata de lugares a los que accede únicamente personal propio para realizar los censos con máximo cuidado y respetando siempre la normativa vigente.

La aplicación Aves Acuáticas se puede descargar en la Play Store para Android y ofrece la posibilidad de consultar los censos de aves en los humedales, visualizar imágenes de humedales o aportar datos sobre censos.

Humedales, lugares clave para la biodiversidad

El pasado 2 de febrero se celebró el Día Mundial de los Humedales, una fecha simbólica que aspira a reconocer el valor de los humedales a todos los niveles. No hay que olvidar que son espacios naturales clave por la presencia de agua (recargan acuíferos), así como importantes cunas de biodiversidad.

El estudio del genoma, clave para comprender la evolución de las aves

Miércoles, diciembre 24th, 2014

Secuenciando el genoma de 48 especies representativas de aves, un consorcio internacional ha presentado el árbol filogenético de las aves modernas, ofreciendo una nueva visión sobre su origen evolutivo y diversificación.

El proyecto, en el que han participado más de 200 científicos de 80 instituciones repartidas en 20 países, entre ellos científicos del Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona y de la Universidad Pompeu Fabra, arroja luz a algunas incógnitas en cuanto a la evolución de las aves. Entre otros avances, define el árbol familiar de las aves y explica la evolución de su genoma; determina la función del canto y el momento en que apareció en las diferentes familias, identifica cuándo perdieron los dientes, estudia la relación entre los genomas de las aves y otros reptiles como los cocodrilos y presenta el origen de los cromosomas sexuales en este grupo; además, propone un nuevo método para el estudio filogenético basado en datos secuenciación genómica masiva. La idea es que las especies estudiadas, donde podemos encontrar cuervos, patos, halcones, periquitos, grúas, ibis, pájaros carpinteros y águilas, representen las principales familias de aves modernas. Los primeros resultados de este estudio se publican simultáneamente en 8 artículos en la revista Science y en 15 artículos más en otras revistas científicas como Genome BiologyGigaScience.

La genómica, una herramienta clave para establecer nuevos árboles familiares y explicar la evolución.

Hasta ahora, los estudios filogenéticos sobre la evolución de las aves se basaban en el examen de conjuntos de genes concretos relacionados con características anatómicas o con el comportamiento de estos animales. Sin embargo, para este proyecto se ha comparado el genoma al completo de las especies más representativas, pudiéndose, así, reconstruir el árbol filogenético de las aves con mucho más detalle. De esta forma, se han establecido las relaciones de parentesco entre grupos y el momento en que estos divergieron durante la evolución.

Algunas de las especies de aves analizadas para el estudio genómico comparativo descansan en una mesa en el Museo Nacional de Historia Natural en Washington, DC. (Foto: AAAS-Carla Schaffer)

A tenor de los resultados se sabe que las aves presentan escasas repeticiones en el ADN y que desde los primeros inicios de su aparición perdieron cientos de genes que en el pasado habrían compartido con nosotros, como aquellos genes implicados en funciones como la reproducción, la formación del esqueleto o los pulmones. Esto explicaría por qué las aves controlan ahora estos aspectos desde otra aproximación, presentando un esqueleto más ligero, un sistema respiratorio tan particular, una gran variedad de especialidades en la dieta y muchos otros rasgos característicos diferentes a los mamíferos.

Principales resultados

Gracias a este proyecto se conocen nuevos aspectos de la biología de las aves, desde la neurofisiología hasta la genética de poblaciones. Así, paralelismos entre los patrones de actividad genética en las áreas del cerebro involucradas en el canto de las aves y en el habla humana han sido descubiertos. Factores como el aprendizaje vocal, es decir, la capacidad para emitir sonidos, modificar el tono y reproducir un sonido por imitación, evolucionó de forma independiente, como mínimo, en dos ocasiones. Los circuitos cerebrales para el aprendizaje musical y vocal en aves y en humanos son similares, pero se ha llegado a ellos por vías diferentes en la evolución. Algunos trabajos publicados en el marco de este proyecto indican que la mayoría de los genes relacionados con el aprendizaje vocal están implicados en la formación de conexiones neuronales.

También se ha establecido el momento en que las aves perdieron los dientes. En uno de los trabajos publicados los científicos han comparado los pájaros actuales con especies de vertebrados y han constatado que los pájaros presentaban mutaciones en grupos de genes que codifican para el esmalte y la dentina. Cinco de estos genes relacionados con la formación de dientes se habrían inhabilitado hace más de 100 millones de años, en algún antepasado de las aves modernas.

Los datos también indican una explosión en la diversidad del grupo entre 67 millones y 50 millones de años atrás, cuando se cree que los dinosaurios no avianos se extinguieron a causa del impacto de un asteroide. Fue por aquel entonces cuando los mamíferos también habrían proliferando, aprovechándose ambos grupos del nicho ecológico desocupado por los dinosaurios.

Aves y demás parientes

Además, el proyecto también ha secuenciado los genomas de los reptiles actuales más cercanos a las aves, los cocodrilos, una tarea en la que ha participado el CRG. Así, al compararlos con los genomas de las aves se podido reconstruir parcialmente el que sería el genoma del ancestro común de los arcosaurios, lo que constituye una herramienta muy valiosa para el estudio del origen los cocodrilos, las aves y los dinosaurios.

La secuenciación de tres especies diferentes de cocodrilos nos sirve para contextualizar el trabajo del estudio genómico de las aves que ahora presentamos. Los datos que hemos estudiado nos demuestran que los cocodrilos han evolucionado relativamente poco y que, por tanto, son un reflejo bastante fiable de sus antepasados.“, explica Toni Gabaldón, profesor investigador ICREA en el CRG y uno de los coautores del papel publicado en Science sobre los genomas de cocodrilos. “Asimismo, el hecho de compararlo con los genomas de las aves nos ha permitido reconstruir parcialmente el que sería el genoma del ancestro común de los arcosaurios, y por tanto, una herramienta muy valiosa para el estudio del origen los cocodrilos, las aves y los dinosaurios.“, añade el Dr. Gabaldón. “La diversificación rápida de las aves en muchos grupos visiblemente diferentes contrasta con la estabilidad e inmovilidad de los cocodrilos que se han mantenido prácticamente iguales después de muchos años de evolución. Esto nos muestra cuán relativa es la velocidad evolutiva en grupos diferentes y de cómo la oportunidad de diversificación para ocupar nuevos nichos ecológicos genera diversidad morfológica y especiación muy rápidamente.“, concluye el investigador.

Por último, indicar que este trabajo ha supuesto todo un reto a diferentes niveles. Se han analizado muestras de tejido congelado y recolectado en los últimos 30 años provenientes de museos y otras instituciones. Se ha separado el ADN en la Universidad de Duke y en la Universidad de Copenhague. La mayoría de la secuenciación genómica y los primeros análisis se han llevado a cabo en el BGI de China y el estudio filogenómico de estos datos se ha compartido entre más de 80 instituciones en el mundo.

Para más información visitar Science y la página del proyecto Avian Phylogenomics Project.

El tamaño de los ojos de las aves depende de la luminosidad de su hábitat

Viernes, noviembre 14th, 2014

Es la conclusión a la que ha llegado un grupo de Investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) que han determinado cómo influye la luminosidad del hábitat en el tamaño relativo de los ojos de un grupo de especies de aves amazónicas.

Batará variable (Thamnophilus caerulescens) uno de los representantes más comunes de los Thamnophilos, un grupo de aves especializados en la vida en el interior del bosque neotropical. / Diego Gil

Se sabía que el tamaño relativo de los ojos está relacionado con los niveles de luz de los hábitats donde viven los distintos organismos. Así, por ejemplo, las aves nocturnas o los peces abisales poseen ojos mayores de lo que se esperaría dado su tamaño. Y la razón es tan sencilla como que un mayor tamaño ocular aumenta la capacidad visual cuando los niveles de luz son bajos permitiendo discernir presas o depredadores facilitando, además, la comunicación en condiciones de casi oscuridad. Ahora bien, lo que no se sabía es hasta qué punto estas diferencias en tamaño relativo de ojo se extienden a hábitats en los que hay menos variación en niveles de luz. Y para ello se ha investigado la comunidad de aves que vive en la selva amazónica donde la luminosidad varía mucho de una zona a otra dado el elevado porte de los árboles y la intrincada vegetación, lo que provoca distintas zonas de luminosidad muy diferente.

Cada especie de las que integran la comunidad de aves de esta región, una de las más diversas del mundo, elige sus hábitats en función de dos variables: la distancia del borde del bosque y la altura de la vegetación en la que viven”, explica Cristina Martínez, bióloga por la Universidad Complutense de Madrid.

El estudio, publicado en la revista Ecology and Evolution, se centró en determinar si el tamaño relativo del ojo de un grupo de especies de la selva amazónica (Manaus, Brasil) variaba en función de esta elección de hábitat. Se basaba en la predicción de que las aves que evitan las lindes y aquellas que viven en las zonas de sotobosque, donde la luminosidad es menor, tendrían ojos mayores que aquellas que viven cerca de los bordes del bosque o en el dosel de los árboles.

Para ello se censaron las aves a distintas distancias del borde de la selva con el fin de caracterizar su elección de hábitat y después determinar la relación entre estas variables y el tamaño relativo de los ojos. Eduardo Santos, investigador de la Universidad de Sao Paulo (Brasil) explica que “Las mediciones del tamaño de ojo se efectuaron sobre fotografías, usando como escala el tamaño de pico cuya medida se obtuvo gracias a los ejemplares de la colección del Museo de Historia Natural de Sao Paulo.

Y los datos arrojados por el estudio avalan esta teoría. Sin embargo no se encontraros diferencias derivadas de la altura de la vegetación. “El patrón encontrado apunta que las aves compensan los bajos niveles de luz con un tamaño de ojo mayor. Esta variación sugiere que existen costos derivados de tener un ojo grande y que el tamaño relativo de los ojos es el resultado de un balance entre costos y beneficios biológicos”, concluye Diego Gil, investigador en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC).

La golondrina común es el ave del año

Viernes, marzo 28th, 2014

La golondrina común (Hirundo rústica), ese ave con la cola ahorquillada por dos largas plumas rectrices, la frente y la garganta pardo rojizas, una panza blanco nacarado y brillo azul metálico en el dorso, que sorprende con su vuelo rápido, rasante y constante, caracterizado por cambios de rumbo repentinos y progresivos, es un símbolo de nuestros campos. Pero los productos químicos y el deterioro del paisaje rural han hecho que su población baje drásticamente en los últimos años, según anuncia SEO/BirdLife, que la ha elegido como ave del año 2014.

De acuerdo a los criterios de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), la golondrina podría considerarse en España dentro de la categoría de amenaza vulnerable, ya que ha sufrido el alarmante declive poblacional del 33% en los últimos 10 años y existe una clara probabilidad de extinción de al menos el 10% dentro de los próximos 100 años. Es una categoría de amenaza similar a la de especies como la cigüeña negra o el buitre negro.

En Europa su población experimenta un declive aún mayor que el observado en España. Los datos del European Bird Census Council (EBCC), indican un descenso en toda Europa del 35% para el periodo comprendido entre 1990-2011.

Las causas de la regresión que padece la golondrina común, hay que buscarlas en un cúmulo de factores, como el despoblamiento rural, que ha ocasionado que sus lugares de cría predilectos sean abandonados o destruidos, y por el uso intensivo de insecticidas y otros agentes químicos en el campo, los cuales merman su potencial reproductor a la vez que eliminan su principal alimento: los insectos.

La persecución directa por parte del hombre y la falta de lugares adecuados para nidificar en los edificios modernos contribuyen también a su declive. A lo anterior también se suma la escasez de materiales (barro) para construir el nido en algunas zonas urbanas.

El mochuelo, ave del año

Miércoles, agosto 31st, 2011

Desde 1988, SEO/BirdLife elige cada año una especie de nuestra avifauna como “ave del año”. El urogallo, la avutarda, el águila imperial o el buitre negro han sido algunas de las más destacadas hasta la fecha. Pero en 2011 por primera vez la protagonista es una rapaz nocturna, el mochuelo europeo o mochuelo común (Athene noctua). Se trata de una rapaz “de aspecto compacto y regordete, con la cabeza de aspecto plano y redondeado y unas características cejas anchas y claras lo que hace que parezca que está enfadado”, según lo describen desde SEO/Birdlife. Tiene unos grandes ojos amarillos de expresión sorprendida. La intensificación agrícola, los cambios en el uso del suelo, los atropellos y la caza ilegal son sus principales amenazas. De hecho, el número de mochuelos en España ha descendido más de un 40% en la última década. Se estima que hay alrededor de 50.000 parejas de mochuelos en nuestro país.