La Península Antártica se enfría un poco por el ozono y el viento

Jueves, julio 21st, 2016

Es un hecho: el cambio climático sigue avanzando a un ritmo imparable y provoca cada vez más daños en el medio ambiente. Sin embargo, dos hechos concretos han conseguido “enmascarar” temporalmente los efectos del calentamiento global: la Península Antártica se ha enfriado ligeramente gracias al ozono y al viento.

Península Antártica – Blog COBCM

Un pequeño respiro para la Península Antártica

Entre 1950 y 1990 saltaron todas las alarmas sobre el calentamiento global al registrarse importantes aumentos de las temperaturas en la Península Antártica. Pero parece que este avance preocupante se ha detenido (al menos temporalmente) gracias a la variabilidad natural del clima y a la estabilización del agujero en la capa de ozono, que parece que por fin empieza a mejorar.

Por suerte, la Península ha entrado en una fase de enfriamiento temporal a pesar de que la Tierra está batiendo records de temperaturas (son superiores a las medias registradas en el siglo XX), pero hay que tener en cuenta que, en cualquier caso, los glaciares siguen retrocediendo.

El profesor John Turner, uno de los científicos e investigadores del British Antartic Survey (en Reino Unido) explica que la estabilización del ozono y los cambios registrados en los patrones del viento han provocado un enfriamiento temporal que enmascara de momento los efectos del calentamiento climático global. Pero analizar las condiciones de la Península Antártica no es nada fácil, ya que es una de las zonas más complejas de estudiar en el planeta.

Los estudios realizados por el equipo que lidera Turner han puesto de manifiesto que, a pesar de la tendencia al aumento de las temperaturas en la Tierra, las condiciones de la Península Antártica son muy particulares y en la zona se podrían registrar ligeros aumentos o descensos en los próximos años. Lo que sí parece claro es que, independientemente de la progresión a corto plazo, los gases de efecto invernadero acabarán provocando un aumento global de las temperaturas a largo plazo, que se hará muy evidente a finales del siglo XXI.

Fuente: Ecoticias.

Un “Niño” catastrófico

Viernes, diciembre 4th, 2015

El actual fenómeno del “Niño”, que dio comienzo en el mes de marzo, se ha convertido en el más fuerte y peligroso registrado hasta ahora, y sus efectos se ven agravados por el cambio climático.

El Niño 2015, un Niño catastrófico – Blog COBCM

El Niño 2015: datos preocupantes

La actual corriente del Niño no deja de sorprender y se ha convertido en la más fuerte desde que se realizan registros (desde los años 50), según han declarado desde la Agencia Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos. De hecho, supera incluso al Niño de la temporada 1997-1998, el más catastrófico conocido hasta ahora y que provocó 20.000 muertos, además de pérdidas por valor de unos 97.000 millones de dólares.

En los primeros días del pasado mes de noviembre, los científicos dieron la alarma al descubrir que las temperaturas de la zona central del Pacífico eran excesivamente elevadas. Además, hace apenas dos semanas, se situaron 3,1 ºC por encima de la media, por lo que se teme un importante aumento de precipitaciones, así como inundaciones, ciclones, sequías y otros muchos fenómenos asociados al Niño a nivel mundial.

Por otra parte, los expertos meteórologos advierten de que las consecuencias se agravan debido al cambio climático. Se cree que el fenómeno del Niño pudo ser la causa principal del terrible retraso del monzón de este año y que provocó 2000 muertos en India. Además, también podría ser el responsable de la pérdida de pigmentación y el blanqueamiento en los arrecifes de coral de los mares tropicales, un fenómeno que está dañando gravemente los ecosistemas afectados.

Este año, la corriente del Niño empezó en el mes de marzo. El fenómeno tiene lugar por masas de agua caliente que se trasladan desde el noroeste de Australia hasta las costas del Pacífico ecuatorial. Las temperaturas excesivamente altas impiden que las corrientes frías lleguen a la superficie de los océanos, lo que a su vez provoca un aumento del calor y de la humedad de la atmósfera en todo el mundo.

Fuente: Muy Interesante.

Así se hunde el Delta del Ebro

Viernes, octubre 2nd, 2015

El Delta del Ebro se hunde a un ritmo aproximado de 0,3 cm por año, un dato que se ha podido extraer del primer estudio llevado a cabo en la zona para evaluar la tasa media del hundimiento (la subsidencia) y el perfil temporal de deformación.

Así se hunde el Delta del Ebro
El ritmo de hundimiento del Delta del Ebro es similar al de otras zonas deltaicas.

Finalizado el primer estudio sobre la tasa media del hundimiento del Delta del Ebro –que han llevado a cabo conjuntamente el ICGC (Instituto Cartográfico y Geológico de Cataluña) y el IRTA (Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentarias–, se han dado a conocer los datos relativos al proceso de subsidencia y al perfil temporal de deformación.

El estudio forma parte del proyecto LIFE+EBRO-ADMICLIM y ha contado con una ayuda de financiación de la Unión Europea.

Para llevar a cabo el estudio se han tomado imágenes de radar mediante satélites entre 1992 y 2010. El análisis de dichas imágenes ha permitido comprobar que la subsidencia –o hundimiento anual– ha sido de aproximadamente 0,3 centímetros, muy similar al de otras zonas deltaicas.

Del mismo modo, se ha podido comprobar que la tasa de deformación es ligeramente mayor en Riumar –en el norte– en comparación con Deltebre (la parte central) y el sur del Delta del Ebro. Además, las cifras no son iguales durante todo el año, sino que fluctúan, y se alternan periodos de elevación con periodos de hundimiento (la elevación puede llegar a veces hasta los 2 centímetros).

Dado que el Delta del Ebro se considera una de las zonas más vulnerables al cambio climático, los resultados obtenidos en el estudio se aplicarán posteriormente a la creación de un mapa de vulnerabilidad del Delta del Ebro, que recogerá información sobre las zonas más vulnerables a fenómenos como la subida del nivel del mar y el hundimiento. Si no se llevan a cabo medidas paliativas, la mitad del Delta del Ebro quedaría sumergida en el mar a lo largo del siglo XXI.

Fuente: Agencia SINC.

Los arrecifes de coral de Florida tienen los días contados

Viernes, junio 5th, 2015

Los arrecifes de coral de Florida están sufriendo las consecuencias del cambio climático y podrían desaparecer por completo hacia el año 2030 por el aumento de termperatura de las aguas, según declaraciones de la NOAA (National Ocean and Atmospheric Administration) de Estados Unidos.

Los arrecifes de coral de Florida tienen los días contados

Según los últimos datos disponibles, los arrecifes de coral de la costa de Florida desaparecerán en 2030.

Estudios anteriores parecían indicar que el cambio climático acabaría provocando la desaparición de los arrecifes de coral de la costa de Florida para el año 2042, pero las últimas declaraciones de la NOAA apuntan a datos más drásticos: se cree que habrán desaparecido en 2030. La causa principal será el aumento de la temperatura del agua, que en esos momentos será lo suficientemente alta para hacer desaparecer enteras “montañas submarinas” de coral, poner en peligro otras muchas especies marinas y modificar incluso la línea de costa.

Según los científicos que han realizado el estudio, uno de los principales indicadores de estos cambios es la pérdida de color de los corales. Esta se debe a la desaparición de las algas que normalmente aportan variados tonos a los arrecifes. Este proceso se ha ido acelerando cada vez más en los últimos 20 años, y las últimas investigaciones lo confirman.

Por si fuera poco, cada vez es más evidente el aumento de las temperaturas de las aguas en el Golfo de México y en el Caribe, por lo que  los ecosistemas de la zona de Florida se están viendo drásticamente afectados en cuanto a composición y biodiversidad.

Los arrecifes de Florida no son los únicos afectados por estas nuevas circunstancias climáticas. Lo mismo está ocurriendo en los ecosistemas marinos del suroeste del Pacífico, así como en el Océano Íncico. En todos los casos se han detectado incrementos en la temperatura del agua y retroceso de las algas de los arrecifes.

Fuente de la noticia: Liberty Voice.

La secretaria de Estado de Cambio Climático presenta los resultados del proyecto “Evaluación de los Ecosistemas del Milenio de España”

Martes, septiembre 27th, 2011

La secretaria de Estado de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Teresa Ribera, junto al rector de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), José María Sanz, presentó ayer en CaixaForum los resultados del proyecto “Evaluación de los Ecosistemas del Milenio de España”. En este actose han explicado los avances del proyecto que coordinan conjuntamente la Fundación Biodiversidad y la UAM, en el que también participan universidades, el CSIC y otros centros de investigación españoles.

Auspiciado por Naciones Unidas, el programa científico de la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio constituye el mayor esfuerzo internacional llevado a cabo para evaluar el estado de los ecosistemas del planeta. Con la misma vocación de alumbrar el conocimiento sobre nuestros vínculos con la biodiversidad, la “Evaluación de los Ecosistemas del Milenio de España” (http://www.ecomilenio.es/) reúne el trabajo de más de 60 científicos de distintos campos de las ciencias ecológicas y sociales, que han analizado el estado y la evolución de los ecosistemas terrestres y acuáticos en España, así como su capacidad para seguir prestando servicios básicos para el bienestar de la sociedad española.

Los primeros resultados y conclusiones del proyecto se han sintetizado en un informe que lleva como título “Ecosistemas y Biodiversidad de España para el Bienestar Humano”. Esta publicación avanza información, validada científicamente, que pone de manifiesto los estrechos vínculos que existen entre la conservación de los ecosistemas españoles y la calidad de vida de la población. Se pretende así alentar un cambio de paradigma desde el “equilibrio entre conservación y desarrollo” hacia la “conservación para el bBienestar humano”.

Del informe se desprende, entre otras conclusiones, que los ecosistemas y la biodiversidad de España han sufrido un proceso acelerado y sin precedentes de alteraciones como resultado del aumento sostenido en las últimas décadas de una actividad económica vinculada al uso intensivo del territorio, así como del modelo de relaciones sociales y de consumo vinculado al mismo. Como consecuencia, entre el 40 y el 68% de las especies se encuentran amenazadas y la huella ecológica se ha más que duplicado.

La interacción entre el modelo económico y los patrones demográficos ha promovido cambios drásticos en el uso del suelo, fundamentalmente el abandono rural, por un lado, y por otro la intensificación agraria y la urbanización que, en la actualidad, constituyen el principal impulsor directo del deterioro de los ecosistemas y la pérdida de biodiversidad.

Igualmente reseñable es que el 45% de los servicios de los ecosistemas evaluados se ha degradado o se están usando insosteniblemente, siendo los servicios de regulación los más negativamente afectados, ya que el 87% de estos se hallan en estado crítico o vulnerable. Son los ecosistemas acuáticos continentales, los litorales y los macaronésicos los que han sufrido un mayor deterioro, mientras que en el otro extremo, los ecosistemas de bosques y los de montaña son los que mejor conservan su capacidad de generar servicios.

El informe también arroja como resultado que el crecimiento de la población urbana está promoviendo, por un lado, la explotación de servicios de abastecimiento tecnificados para satisfacer la creciente demanda de alimentos, de materiales y de agua y, por otro, un modelo de recreación y de turismo que, en ocasiones, entra en conflicto con la conservación de las funciones socioecológicas del territorio. En consecuencia, están disminuyendo importantes servicios de regulación, al igual que los servicios culturales asociados al medio rural.
Asimismo, se incide en que España no es autosuficiente respecto al suministro de algunos alimentos, fibras, agua y energía que su modelo económico demanda, por lo que, a día de hoy, depende en un 30% de servicios de abastecimiento procedentes de otros ecosistemas del Planeta. Serían necesarias casi 3,5 “Españas” para satisfacer las demandas de consumo de su población.

Finalmente, se concluye que la transición hacia la sostenibilidad en España pasa por lograr una gestión que sitúe al “capital natural” como elemento clave del bienestar de su población, lo cual requiere adoptar medidas estructurales encaminadas a construir un nuevo marco de gobernanza que module las interacciones entre la sociedad urbana y los ecosistemas y que redefina el verdadero papel de la economía en un modelo de desarrollo justo socialmente y sostenible en términos ecológicos.

En este contexto, se subraya que la actual crisis económica constituye una “ventana de oportunidad” propicia para impulsar un cambio en nuestro modelo de desarrollo e iniciar una verdadera transición hacia la sostenibilidad. Para esto es necesario luchar contra la “amnesia ecológica” -que nos hace olvidar que formamos parte de los sistemas ecológicos y que dependemos de ellos para todo- así como contra la “anestesia tecnológica” –que nos hace confiar ciegamente en el poder de las tecnologías presentes y futuras. Todo ello será fundamental para promover el cambio social que, desde el cambio individual, alimente la tan necesaria transición hacia la sostenibilidad.

El cambio climático reducirá el tamaño de las especies

Miércoles, septiembre 21st, 2011

El año pasado, un estudio desarrollado por científicos de la Universidad de Florida y la Universidad de Yale reveló que el calentamiento global podría provocar que especies de mamíferos carnívoros “encojan” en el futuro, como ya ocurrió hace 55 millones de años. La investigación, publicada en la revista Journal of Mammalian Evolution, revelaba que un animal similar a la hiena, el Palaeonictis wingi, “evolucionó desde el tamaño de un oso hasta el de un coyote durante un período de 200.000 años, cuando la temperatura de la Tierra aumentó cerca aproximadamente 10 grados centígrados”. Cuando el planeta volvió a enfriarse, el animal adquirió de nuevo un tamaño más grande.

Ahora se han añadido a la lista los peces, según un experimento internacional cuyos resultados se han presentado en el último encuentro de la Sociedad Europea de Biología Evolutiva, celebrado en agosto en Alemania. “La evidencia es muy clara. El tamaño de casi todas las especies comerciales se ha reducido”, señalaba Carl Lundin, biólogo marino y director del Programa Global de Estudios Marinos y Polares de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Los científicos esperan descifrar si las variaciones observadas en el tamaño de los peces son el resultado de una adaptación a nuevas condiciones –lo que se conoce como respuesta plástica, que son se hereda- o la consecuencia de cambios genéticos.