Sí, existieron los unicornios…

Viernes, abril 1st, 2016

Sí, existieron los unicornios, aunque no tenían el mismo aspecto que imaginábamos en nuestras fábulas ni leyendas. Y tampoco eran “caballos”, sino –probablemente– rinocerontes. Así lo sugieren nuevas investigaciones científicas que están dejando con la boca abierta a miles de personas.

Sí, existieron los unicornios... – Blog COBCM

Este es el aspecto que podían haber tenido los unicornios reales. No se parecen mucho a los que imaginábamos en nuestros cuentos o en nuestras leyendas…

¿Y si los humanos convivieron con los unicornios?

Un grupo de paleontólogos de Rusia y Kazajistán ha publicado un estudio en el que se menciona la existencia de un animal con un solo cuerno cerca de la frente, y que pudo habitar la Tierra hace unos 29.000 años. Hasta ahora se pensaba que estos animales se habían extinguido 300.000 años antes.

La especie es Elasmotherium sibiricum, conocido popularmente como “el unicornio de Siberia”, y aunque ya se tenía información sobre su existencia, los nuevos datos parecen indicar que estos animales podrían haber convivido con el Homo sapiens. Así lo sugieren los restos fósiles encontrados por los investigadores de la Tomst State University.

Si estos restos –correspondientes a lo que parece ser fragmentos de cráneo– se hand atado correctamente en las pruebas realizadas, quedaría demostrado que estos “unicornios” coincidieron temporalmente con los humanos en la Tierra. En concreto, una pequeña población de Elasmotherium sibiricum podría haber sobrevivido en zonas de la actual Kazajistán, mucho tiempo después de que se extinguieran el resto de ejemplares de la especie.

Al conocerse estas noticias a lo largo de la semana, no han faltado en Internet las voces que “protestaban” afirmando que esta especie no era en realidad un unicornio –según el concepto que tenemos de unicornio– y que no hay nada de especial en este descubrimiento. Y es que a veces la ciencia puede decepcionar cuando se involucra en la fantasía y en las leyendas populares 😉

Prevención de la muerte súbita en chimpancés

Viernes, febrero 5th, 2016

La Universidad Complutense de Madrid ha participado en un equipo internacional de científicos en la realización de un estudio sobre la utilización del electrocardiograma en chimpancés para prevenir la muerte súbita cardiaca en estos animales.

Electrocardiogramas para prevenir la muerte súbita en chimpancés – Blog COBCM

El estudio se ha llevado a cabo en la República del Congo, donde se han analizado las condiciones cardiacas de 102 chimpancés nacidos en libertad. El trabajo científico ha permitido descubrir que los electrocardiogramas de los chimpancés son muy distintos de los humanos (un dato del que no se tenía constancia hasta ahora). La aplicación más interesante podría ser la prevención de muerte súbita cardíaca en estos animales.

Entre los chimpancés en cautividad, los problemas cardiacos son la principal causa de muerte, como ocurre con las personas. No obstante, las causas no son las mismas: en el caso de los chimpancés no se producen ataques por endurecimiento de las arterias (arteroesclerosis) sino por ciertos procesos patológicos que predisponen a los primates a sufrir arritmias con graves consecuencias.

Electrocardiogramas “diferentes” para prevenir la muerte súbita

Lamentablemente, el principal problema al que se enfrentan los veterinarios y biólogos es la ausencia de herramientas precisas de diagnóstico aplicadas a los chimpancés. Ahora, gracias a los resultados obtenidos en el estudio de los 102 individuos en la República del Congo (en el Centro de Rehabilitación Tchimpounga), se han podido publicar valores de referencia específicos para los chimpancés en el American Journal of  Veterinary Research.

Para realizar el estudio, se tomaron en cuenta chimpancés de la especie Pan troglodytes troglodytes (chimpancés centrales) y Pan troglodytes schweinfurthii (chimpancés orientales) y se realizaron pruebas entre los años 2009 y 2013. Los animales se dividieron en dos grupos atendiendo a su edad (hasta 10 años y a partir de 10 años), y todos fueron sometidos a anestesia antes de los electrocardiogramas.

Este trabajo puso de manifiesto la falta de precisión que se deriva de la aplicación de las referencias humanas al estudio de chimpancés, ya que en el electrocardiograma de estos primates se podían apreciar importantes diferencias con respecto a los humanos en la conducción del impulso eléctrico y en la fisiología del corazón.

Como curiosidad, se observó que a medida que aumentaba la edad de los chimpancés, también lo hacía la masa cardiaca, mientras que disminuía progresivamente la frecuencia cardiaca.

Gracias a la obtención de los valores de referencia para el estudio cardiaco de los chimpancés mediante electrocardiograma, se podrían prevenir los casos de muerte súbita en esta especie.

Fuente: Agencia SINC.

Descubierta una veintena de especies de escarabajos

Sábado, enero 23rd, 2016

Tras un largo trabajo de investigación realizado en Australia, se han hallado más de 20 nuevas especies de escarabajos, probablemente originarias de dicho continente y de las que no se tenían datos hasta el momento.

Descubiertas más de 20 nuevas especies de escarabajos – Blog COBCM

La superfamilia que agrupa a los escarabajos está formada por unas 60.000 especies, aproximadamente. No obstante, es probable que muchos ejemplares expuestos en colecciones privadas desde hace décadas sigan aún sin identificarse.

El trabajo de investigación ha sido llevado a cabo por Alexander Riedel del Museo Estatal de Historia Natural de Karlsruhe (Alemania) y por René Tänzler, de la Colección Zoológica Estatal de Munich (Alemania). Los resultados se han publicado en ZooKeys.

Desde la década de 1980, la mayoría de los curculionoideos (escarabajos) descubiertos ya se encontraban expuestos en colecciones privadas y en museos por todo el mundo. Se calcula que la familia Curculionoidea está compuesta por más de 60.000 especies distintas. El hallazgo de 24 nuevas especies supone un avance muy sorprendente en este campo, ya que existen pocos expertos en estas especies y probablemente numerosas colecciones privadas cuentan con ejemplares sin identificar. De hecho, se calcula que en todo el mundo quedan aún millones de especies de series vivos por identificar.

En el caso del hallazgo de los escarabajos, los descubrimientos se van a poner a disposición del público en la web Species ID, con sus correspondientes imágenes en alta resolución, para favorecer la divulgación de este conocimiento y permitir que los expertos puedan hacer sus comparativas y cotejar con otras especies ya conocidas.

Fuente de la noticia: Revista Quo.

Una especie nueva de tortuga gigante

Viernes, octubre 23rd, 2015

Científicos de diversos países en un equipo de investigación internacional han anunciado la identificación de una nueva especie de tortuga gigante en el archipiélago de Galápagos; concretamente en la isla de Santa Cruz (la segunda en tamaño). La confirmación demuestra que este territorio no está habitado solo por Chelonoidis porteri, como se pensaba hasta ahora.

Una especie nueva de tortuga gigante en las Islas Galápagos – Blog COBCM

Los Chelonoidis porteri son quelonios de gran tamaño y un caparazón ovalado negro, que pueden llegar a superar el metro de longitud. Un estudio genético detallado ha permitido constatar, no obstante, que los ejemplares que viven en el este de la isla de Santa Cruz son parte de una nueva especie, que los científicos han llamado Chelonoidis donfaustoi.

El grupo de investigación, liderado por Adalgisa Caccone (de la Universidad de Yale) ha querido así rendir homenaje a Fausto Llerena, el cuidador que fue responsable de “Solitario George” durante 40 años. “Solitario George” es el último espécimen conocido de Chelonoidis abingdonii, la tortuga gigante de Pinga, que se cree que murió a una edad de entre 93 y 103 años.

Este hallazgo pone fin a un estudio iniciado en 2002, cuando se detectó que algunas tortugas de la isla formaban sus caparazones de modo distinto. En 2005 se obtuvieron unos primeros resultados que apuntaban a la posibilidad de que fuera una nueva especie. Con la confirmación de este dato, el siguiente objetivo para los investigadores es entender bien su hábitat y las amenazas a las que se enfrentan estas tortugas.

La tortuga gigante Chelonidis donfaustoi es la decimoquinta especie de tortuga encontrada e identificada en el archipiélago de Galápagos.

Fuente: Muy Interesante.

El “pulpo adorable” que triunfa en Internet

Viernes, junio 26th, 2015

Un grupo de científicos del Aquarium Research Institute de la bahía de Monterrey ha iniciado un estudio detallado de una nueva especie de pulpo a la que plantean bautizar como “adorabilis” y que está triunfando en Internet por su parecido a Pearl de la película Buscando a Nemo.

El "pulpo adorable" que triunfa en Internet

Hace unos meses, se descubrió una nueva especie de rana de cristal que se volvió muy popular en Internet por su parecido con la famosa rana Gustavo. Ahora el nuevo protagonista de la Red es un pulpo que parece salido de la película Buscando a Nemo, y que los científicos quieren bautizar haciendo referencia precisamente a su “adorabilidad”. De hecho, el pulpo Pearl que aparece en la película de Pixar pertenece a la misma familia y resulta entrañable para el espectador.

El nuevo pulpo, que podemos ver en este vídeo, también recuerda a los famosos fantasmas del videojuego Pacman. Aún no tiene nombre, pero se sabe que es una especie de Opisthoteuthis, y se está estudiando en detalle para entender mejor sus relaciones con otras especies en el ecosistema.

Aunque ya se habían detectado otros ejemplares de esta especie desde la década de los 90, hasta ahora no se había analizado exhaustivamente al “pulpo adorable” para conocer todas sus características. Esta es la misión que han asumido ahora en el Aquarium Research Institute de la bahía de Monterrey.

Según declaraciones de Stephanie Bush a Science Friday, parece que los investigadores se plantean bautizarlo como Opisthoteuthis Adorabilis precisamente por su apariencia entrañable.

Fuente de la noticia: The Huffington Post.

Costa Rica: descubierta una nueva especie de “rana de cristal”

Viernes, mayo 22nd, 2015

Después de 40 años sin nuevos hallazgos de especies de “ranas de cristal” en todo el mundo, se ha descubierto una nueva en Costa Rica. Ha llamado la atención de la comunidad científica por una serie de cualidades únicas: tiene un canto similar al de los insectos, piel translúcida y color lima.

Costa Rica: descubierta una nueva especie de "rana de cristal"

Hyalinobatrachium dianae, la nueva especie de "rana de cristal" descubierta en Costa Rica.

El biólogo estadounidense Brian Kubicki, junto a los científicos Stanley Salazar y Robert Puschendorf (de Costa Rica) descubrieron una nueva especie de rana de cristal, H. dianae (Hyalinobatrachium dianae), en un bosque lluvioso de Costa Rica. Los detalles del hallazgo se publicaron en la revista Zootaxa en febrero.

La última especie de rana de cristal descubierta en el mundo hasta ahora fue hallada hace 40 años, y en Costa Rica no se habían hecho nuevos descubrimientos desde el año 1973.

El particular aspecto de la rana, con el color lima y la piel translúcida, hizo que muchas personas se refirieran a ella como “la Rana Gustavo”. Se trata de una especie que habita en bosques tropicales húmedos y bosques premontanos entre 400 y 800 metros sobre el nivel del mar, en la vertiente caribeña del país. Hasta ahora se considera que es una especie endémica y que posee un canto muy diferente al de otras ranas de su familia.

H. dianae mide entre 2,5 y 3 cm de longitud y sus órganos se pueden apreciar desde abajo. En palabras de Kubicki, su canto puede compararse a los sonidos que emiten los insectos, ya que consiste en un largo silbido metálico.

Las “ranas de cristal” o “centrolénidos” son una familia de unas 150 especies que habitan los bosques de América desde el sur de México hasta Panamá, además de los territorios de Venezuela hasta Bolivia a través de los Andes. También se han encontrado algunas especies en el norte de Argentina, en el sureste de Brasil y en el macizo de las Guyanas, entre otras zonas.

Fuente de la noticia: EFE Verde.

Arbolapp, aplicación para ayudarte a reconocer árboles

Miércoles, diciembre 17th, 2014

Ahora es más fácil que nunca la identificación de árboles in situ. Arbolapp es una interesante aplicación gratuita para smartphones desarrollada por el CSIC y basada en la investigación del Real Jardín Botánico de Madrid que te ayudará a identificar los árboles silvestres de la Península Ibérica y las Islas Baleares.

Y es que en esta útil aplicación podrás encontrar:

– 118 especies: todos los árboles autóctonos y los que están más frecuentemente asilvestrados en Andorra, Portugal continental, España peninsular y las Islas Baleares. Esperemos que pronto incluyan las Islas Canarias. Para cada especie cuenta con un mapa de distribución por lo que es muy sencillo saber dónde se encuentra, una breve descripción de su morfología y una o varias fotografías que te ayudarán en su reconocimiento.

– 2 tipos de búsqueda (guiada y abierta) entre las que podrás elegir libremente para identificar especies de una manera intuitiva.

– Más de 300 ilustraciones que te facilitarán la identificación de especies.

– Cerca de 400 fotografías con los detalles más característicos de cada especie.

– Un glosario con más de 80 términos.

La aplicación está pensada para todos aquellos que desean iniciarse o profundizar en el conocimiento de los especies arbóreas de su entorno. Por esta razón, la aplicación usa un lenguaje asequible huyendo de tecnicismos, ayudado de sencillas explicaciones. Esto no implica que no se haya cuidado especialmente el rigor científico.

Además, una característica que la hace muy interesante es que no necesitamos estar conectados a Internet para usarla, algo muy útil cuando salimos a la naturaleza. Está disponible tanto para iPhone como para Android.

Aquí os dejamos un vídeo donde explican cómo funciona:

La acción humana puede provocar la sexta extinción masiva del planeta

Miércoles, agosto 20th, 2014

El término Extinción masiva no es algo ajeno a la biología de la Tierra. De hecho, ya han ocurrido cinco grandes extinciones a lo largo de los 600 millones de años en que los animales hemos poblado nuestro planeta. Sin embargo, nos enfrentamos a la primera extinción ocasionada directamente como consecuencia de la acción humana.

Los procesos naturales que provocan extinciones, tales como erupciones volcánicas, cambios climáticos o impactos de meteoritos, forman parte del proceso evolutivo que sufre la vida en la Tierra. La última y seguramente más conocida se produjo hace unos 65 millones de años cuando un gran meteorito impactó en lo que hoy es la península de Yucatán en Méjico ocasionando la desaparición de cerca del 75% de todas las especies, incluidos los dinosaurios. Ahora, la mayoría de los científicos están convencidos de que el mundo se encuentra inmerso en su sexta oleada de extinción. Y, como ya hemos dicho, la novedad es que está provocada por la acción incontrolada del hombre. Así, la biodiversidad actual del planeta, producto de 3.500 millones de años de ensayo y error evolutivo, la más alta en la historia de la vida, puede estar llegando a un punto de inflexión.

Debido a la actividad humana se ha acelerado el fin de varias especies animales a través de la destrucción de las tierras salvajes, su aniquilación para convertirlos en productos de lujo o su persecución al ser considerados una amenaza o un competidor. Así, 322 especies de vertebrados terrestres se han extinguido desde el año 1500. Los invertebrados han descendido en un 45% en la población de dos tercios de las especies examinadas en el mismo período de 35 años en el que la población humana se ha duplicado. Por esta razón, los científicos han acuñado el término defaunación (a semejanza de deforestación) para referirse a este grave fenómeno.

Lince ibérico, una de nuestras especies más amenazadas

Aunque las especies más grandes y carismáticas como los tigres, rinocerontes y osos panda reciben la mayor atención por parte de la opinión pública, incluso la desaparición del escarabajo más pequeño puede alterar los ecosistemas sobre los que dependen los humanos. Insectos, arañas, crustáceos, babosas y gusanos resultan fundamentales para la polinización, el control de plagas en los cultivos, la descomposición y el ciclo de los nutrientes, la calidad del agua (la desaparición de anfibios hace que aumenten las algas y las aguas residuales) o la salud humana. En términos económicos, estos animales proporcionan servicios importantes a los humanos, a menudo, de miles de millones de euros. Por ejemplo, se requiere la polinización de los insectos en el 75% de todos los cultivos alimentarios del mundo y se estima en un valor de aproximadamente el 10% del valor económico de toda la oferta de alimentos del mundo. A nivel mundial, los polinizadores parece estar disminuyendo fuertemente en abundancia y diversidad.

¿Y qué soluciones podemos aportar? Con objetivo de aumentar la biodiversidad se pueden crear nuevas áreas salvajes en las que se introduzcan animales y plantas de modo que se establezcan nuevas poblaciones y se restauren los procesos biológicos. Esto podría incluir la polémica práctica del reemplazo ecológico, donde se introduce una especie sustituta con la misma función ecológica que la especie original desaparecida, de modo que el ciclo natural del ecosistema no se ve interrumpido. Otra estrategia también sería la colonización asistida, por la que se mueven especies fuera de su área de distribución natural, donde están amenazadas, para evitar su extinción.

Otra opción más controvertida sería la de traer de vuelta a una especie extinta a través de tecnologías avanzadas, aunque entraríamos en la polémica y difícil decisión sobre qué especies deberían ser “resucitadas” y en qué hábitats deberían ser introducidas.

El misterio de las nuevas especies

Jueves, septiembre 5th, 2013


Charles Darwin se refirió al origen de las especies como “el misterio de los misterios”, y aún hoy, más de ciento cincuenta años más tarde, los biólogos evolutivos no pueden explicar plenamente como surgen plantas y animales nuevos.

Durante décadas casi toda la investigación en este terreno se ha sustentado en la presunción de que la causa principal del surgimiento de especies nuevas, un proceso llamado especiación, es la formación de barreras a la reproducción entre poblaciones. Estas barreras pueden ser geográficas –por ejemplo una nueva montaña, o un río o un glaciar que separa dos poblaciones de animales o plantas—o pueden ser diferencias genéticas que impiden que individuos incompatibles produzcan crías fértiles. Un ejemplo bien conocido de esto último es la mula: los caballos y los asnos pueden aparearse, pero sus crías son estériles.

Ahora, un trabajo de la Universidad de Michigan (EE UU) acaba de cuestionar la presunción de larga data de que las barreras reproductivas genéticas, conocidas asimismo como aislamiento reproductivo, sean una fuerza que impulsa la especiación. Su estudio ha sido publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

“La mayor parte de la investigación en la formación de las especies presuponía que estos tipos de barreras son una causa mayor de la especiación. Pero nuestros resultados no apoya esta idea, y nuestro estudio es, de hecho, la primera prueba directa de cómo estas barreras afectan la tasa de formación de especies”, explicó Daniel Rabosky, profesor asistente en el Departamento de Ecología y Biología Evolucionaria de la Universidad de Michigan.

Él y sus colegas se plantearon que, si las barreras genéticas a la reproducción fueran una causa principal de las especies nuevas, entonces los grupos que acumulan rápidamente esos genes también deberían mostrar altas tasas de formación de especies. Para poner a prueba la idea compararon las tasas de especiación con los indicadores genéticos de aislamiento reproductivo en pájaros y moscas de la fruta. Eligieron los pájaros y la mosca de la fruta porque existen para ambos grupos extensos conjuntos de datos sobre experimentos de cruzamiento entre especies. Los científicos usaron los cálculos evolucionarios de tasas de especiación en nueve grupos mayores de mosca de la fruta y dos tercios de las especies de pájaros conocidas.

“No encontramos pruebas de que estas cosas estén relacionadas. La tasa de surgimiento de las barreras reproductivas genéticas no pronostica la tasa de formación de nuevas especies en la naturaleza”, dijo Robosky. “Si estos resultados resultan ciertos en términos más generales, algo que todavía no afirmamos pero sospechamos que así sea- ello implicaría que nuestro entendimiento de la formación de especies es extremadamente incompleto porque hemos pasado tanto tiempo estudiando algo equivocado debido a esta presunción errónea de que la causa principal de formaciones de especies es la formación de barreras a la reproducción”.

“Aunque las barreras reproductivas siguen siendo importantes en cierto nivel, porque todo tipo de plantas y animales viven juntos en el mismo lugar lo cual no podría ocurrir si no hubiese barreras reproductivas, nuestros resultados ponen en duda si las barreras reproductivas genéticas hayan desempeñado un papel mayor en la forma en que estas especies se formaron inicialmente”, añade.

Si las conclusiones de la investigación resultan ser aplicables más ampliamente a otros organismos, los genes de especiación probablemente desempeñarían un papel mínimo en la formación de las especies.

Propuesta para aumentar la protección de los chimpancés cautivos

Miércoles, junio 12th, 2013


El Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos (USFWS por sus siglas en inglés) ha anunciado su intención de pedir que todos los chimpancés sean calificados como especie en peligro de extinción. Hasta ahora en Estados Unidos solo se consideran dentro de esa categoría los que viven en libertad en la naturaleza, mientras que los chimpancés en cautividad están clasificados como “vulnerables”. Estos últimos se utilizan como animales domésticos, en espectáculos o para la investigación biomédica.

La propuesta, que ha recibido el firme respaldo del Instituo Jane Goodall, debería tener un efecto positivo en la supervivencia de las especies salvajes, según un comunicado del USFWS. Si la iniciativa prospera, para importar o exportar chimpancés en Estados Unidos serán precisos permisos especiales. Y esos permisos solo se concederán con fines científicos o para iniciativas que aumenten la supervivencia de la especie, incluyendo restauración de hábitats e investigación de su comportamiento en libertad.