El peligro de Trump y la censura a la ciencia

Viernes, febrero 3rd, 2017

Que el presidente de uno de los Estados más poderosos del mundo extienda su poder imponiendo autocensura a la ciencia es motivo de preocupación. No se trata solo de negar el cambio climático y frenar la investigación, sino que la tendencia podría convertirse en norma universal y extenderse a otros países, limitando la ciencia exclusivamente a lo que puede ser favorable para un determinado partido político.

trump censura a la ciencia – blog cobcm

Trump vs. science: censura a la ciencia en Estados Unidos

El nuevo presidente de Estados Unidos está levantando ampollas con sus polémicas medidas en diferentes ámbitos, y el sector científico es uno de los más perjudicados.

Tras pocos días en el poder, Trump empezó a ejercer su influencia para evitar que las agencias científicas estatales compartieran sus hallazgos con el público o con la prensa.

Numerosos científicos están creando cuentas alternativas en redes sociales para seguir dando a conocer su progreso y extender el conocimiento y la conciencia sobre el cambio climático.

Si ya resulta peligroso que el presidente niegue el calentamiento global y quiera frenar la investigación en ese campo, es todavía más preocupante que pueda tener poder suficiente para decir a los científicos qué pueden o deben publicar y qué no.

La censura a la ciencia puede ser solo un primer paso de una larga cadena de medidas para limitar la libertad de expresión, el conocimiento y el progreso. Si los científicos no pueden hablar sobre cambio climático, en un futuro tampoco podrán ni siquiera investigar sobre cambio climático.

La idea de Trump es aplicar censura a la ciencia para que ciertos problemas “dejen de existir” y otros pasen a ser los más urgentes. La ciencia pasaría a convertirse en un instrumento político con el que dirigir la atención de los ciudadanos y manipularlos a favor de quien esté en el poder.

Son tiempos tristes para la ciencia. Ahora, más que nunca, debemos defender nuestra profesión y el valor incalculable de la investigación, la divulgación y la cultura científica.

Los arrecifes de coral de Florida tienen los días contados

Viernes, junio 5th, 2015

Los arrecifes de coral de Florida están sufriendo las consecuencias del cambio climático y podrían desaparecer por completo hacia el año 2030 por el aumento de termperatura de las aguas, según declaraciones de la NOAA (National Ocean and Atmospheric Administration) de Estados Unidos.

Los arrecifes de coral de Florida tienen los días contados

Según los últimos datos disponibles, los arrecifes de coral de la costa de Florida desaparecerán en 2030.

Estudios anteriores parecían indicar que el cambio climático acabaría provocando la desaparición de los arrecifes de coral de la costa de Florida para el año 2042, pero las últimas declaraciones de la NOAA apuntan a datos más drásticos: se cree que habrán desaparecido en 2030. La causa principal será el aumento de la temperatura del agua, que en esos momentos será lo suficientemente alta para hacer desaparecer enteras “montañas submarinas” de coral, poner en peligro otras muchas especies marinas y modificar incluso la línea de costa.

Según los científicos que han realizado el estudio, uno de los principales indicadores de estos cambios es la pérdida de color de los corales. Esta se debe a la desaparición de las algas que normalmente aportan variados tonos a los arrecifes. Este proceso se ha ido acelerando cada vez más en los últimos 20 años, y las últimas investigaciones lo confirman.

Por si fuera poco, cada vez es más evidente el aumento de las temperaturas de las aguas en el Golfo de México y en el Caribe, por lo que  los ecosistemas de la zona de Florida se están viendo drásticamente afectados en cuanto a composición y biodiversidad.

Los arrecifes de Florida no son los únicos afectados por estas nuevas circunstancias climáticas. Lo mismo está ocurriendo en los ecosistemas marinos del suroeste del Pacífico, así como en el Océano Íncico. En todos los casos se han detectado incrementos en la temperatura del agua y retroceso de las algas de los arrecifes.

Fuente de la noticia: Liberty Voice.