Vídeo-entrevista: Los genes nos hablan

Martes, septiembre 5th, 2017

¿Cuánto sabemos realmente sobre nuestros genes? ¿Cuál es la verdadera importancia de los profesionales genetistas? 

Vídeo-entrevista: Los genes nos hablan

Compartimos contigo este interesante vídeo que no tiene desperdicio. En él, dos profesionales colegiadas en el COBCM hablan sobre la importancia de la genética para el estudio de enfermedades.

Te invitamos a escuchar a Belén Gil Fournier y  Soraya Ramiro León, que trabajan en la Unidad de Genética del Hospital Universitario de Getafe.

¿Nos ayudas a difundir la importancia de su trabajo?

Genes para vivir con extrema salinidad

Sábado, enero 30th, 2016

La capacidad de adaptación de numerosos seres vivos que habitan zonas extremas (por ejemplo, por la temperatura, la falta de luz, la acidez o la salinidad del medio) no ha dejado de sorprender a la comunidad científica con el paso del tiempo. Sin embargo, gracias a los avances en las investigaciones y al desarrollo de nuevas técnicas aplicadas a la genética, cada vez nos encontramos más cerca de resolver muchos de estos misterios de la naturaleza.

Genes para vivir en condiciones de extrema salinidad – Blog COBCM

En concreto, un grupo de investigaddores del CAB (Centro de Astrobiología) ha logrado identificar algunos genes responsables de la supervivencia de determinados microorganismos en ambientes de salinidad muy elevada. Esto podría ayudar a entender la vida en otros ambientes de condiciones extremas, como por ejemplo las lunas de Saturno o el planeta Marte.

Gracias al trabajo llevado a cabo por un equipo científico del Centro de Astrobiología (y con la colaboración de investigadores del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados), se han descubierto nuevos genes y también mecanismos que hasta el momento se desconocían, y que desempeñan un papel fundamental en la resistencia a la sal de los microorganismos estudiados. Los resultados se han publicado en Frontiers in Microbiology y se han basado en el análisis de unas plantas que han crecido en unas salinas de Mallorca (las salinas de Es Trenc) de manera natural.

El método empleado fue el de la metagenómica funcional, un sistema que no hace necesario cultivar los microorganismos en el laboratorio, ya que los genes ambientales se transfieren a la bacteria Escherichia coli, que sí es fácil de manejar en el laboratorio.

Se utilizó una cepa de la bacteria sensible a la sal para encontrar los genes que conferirían resistencia a la cepa. Se ha descubierto, por ejemplo, que los genes que han permitido los complejos mecanismos de adaptación a las condiciones de extrema salinidad se podrían transferir a plantas para volverlas más resistentes a condiciones extremas de salinidad, lo que permitiría la colonización en suelos salinos o, incluso, el futuro desarrollo de bases colonizadas en otros planetas (como Marte).

El CAB es el primer centro del mundo dedicado a la investigación en astrobiología, además del único centro investigador asociado al Astrobiology Institute de la NASA.

Fuente: EFE Futuro.

La relación entre las escamas y el esmalte dental

Viernes, septiembre 25th, 2015

El esmalte de los dientes de los humanos podría tener su origen en escamas de peces ya extintos, según han explicado un grupo de investigadores de la Universidad de Uppsala (Suecia) y del Instituto de Paleontología y Paleoantropología Vertebrada de la Academia de Ciencias (China).

La relación entre las escamas y el esmalte dental

A partir de la combinación de fósiles y datos genéticos, los científicos han podido comprobar que el esmalte dental actual guarda muchas similitudes con la ganoína, un tipo de tejido que se ha encontrado en algunos peces primitivos o extintos, como el Lepisosteus oculatus. Del mismo modo, se han encontrado en otros peces primitivos –como el Latimeria chalumnae– proteínas que también están presentes en nuestro esmalte: la amelogenina y la ameloblastina, entre otras. Todo apunta a que algunas de estas “coincidencias genéticas” podrían remontarse incluso a los sarcopterigios más antiguos, según las evidencias fósiles conocidas hasta ahora.

Las conclusiones se han obtenido mediante un estudio detallado del genoma del Lepisosteus oculatus, que demostró que sus genes participan activamente en la deposición de la ganoína. También se pudo comprobar que existe una relación entre las matrices del esmalte y de la ganoína.

Los resultados del estudio se han publicado en un artículo para la revista científica Nature. En palabras del autor principal, Per Erik Ahlberg, los datos demuestran cómo la evolución es capaz de transformar elementos para que puedan desempeñar funciones distintas con el paso del tiempo, incluso cuando la función original ha desaparecido por completo.

Fuente: Revista Quo.