Robots del futuro: textura blanda e inspirados en la naturaleza

Sábado, octubre 8th, 2016

Octobot es un revolucionario robot fabricado con materiales ligeros y blandos, e inspirado en los pulpos de la naturaleza. Este invento podría ser uno de los primeros pasos hacia un futuro de cambios en el sector de la robótica: estructuras blandas e inspiración en los animales podrían ser las nuevas claves en la creación de inteligencia artificial.

Octobot

La robótica sigue avanzando y no deja de sorprendernos: el futuro de este sector podría inspirarse en animales y crear modelos con estructuras blandas, algo que rompería bastante con las tendencias a las que estamos acostumbrados.

Un grupo de científicos de la Universidad de Harvard presentó hace unos meses a su robot Octobot, una auténtica revolución en este campo por ser el primer robot de estructura flexible (con materiales blandos) y con total autonomía para su funcionamiento.

Inspirándose en la naturaleza y en los pulpos reales, los investigadores de Harvard dedicaron años a investigar hasta que consiguieron lo que se proponían: un robot innovador en materiales pero también en cuestión de manejo y autonomía. En concreto, Octobot no necesita ningún tipo de batería para funcionar, ni se tiene que conectar a una fuente de alimentación mediante cables. En su interior se producen reacciones químicas que permiten enviar gas hacia las patas para lograr que se desplace de un lado a otro. Y todo el cuerpo se adapta a la situación y a las diferentes opciones de movimiento porque está hecho con geles de silicona (las patas son de caucho).

El objetivo a largo plazo es crear robots de características similares que puedan usarse para adentrarse en lugares de difícil acceso, lo que abriría la puerta a una gran cantidad de posibilidades en el mundo de la medicina. Además, gracias a la flexibilidad de la estructura y de sus materiales, Octobot y otros robots de este estilo podrían  emplearse también para realizar intervenciones quirúrgicas de gran precisión.

Fuente: BBC.

¿Cómo será el mundo cuando ya no esté?

Martes, agosto 23rd, 2016

Innovación "Cuando ya no esté" – Blog COBCM

Esta semana queremos hacer un hueco para la curiosidad científica en el blog: al fin y al cabo, la curiosidad es lo que ha movido a Iñaki Gabilondo a investigar cómo será el mundo dentro de 25 años, o un poco más adelante (“cuando ya no esté”). Para ello, ha iniciado una interesante serie de entrevistas a expertos de todas las áreas que están modelando en cierto modo el mundo del mañana.

Avances tecnológicos, contaminación, gestión de recursos, economía circular y muchos más temas se analizan en esta interesante serie de vídeos de YouTube.

Aquí dejamos el primer capítulo (en dos partes) para que te entre la curiosidad:

¿Qué te han parecido los vídeos? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Una inmersión virtual en el cerebro humano

Viernes, abril 5th, 2013

La empresa española Brain Dynamics, especializada en neurociencia y TICs, ha desarrollado un sistema de neuronavegación que permite una reconstrucción tridimensional del cerebro. La herramienta, creada a través de un proyecto de I+D+i financiado por Corporación Tecnológica de Andalucía (CTA), facilitará la investigación y la docencia sobre el cerebro, así como la posibilidad de operaciones cerebrales menos invasivas, más eficientes y seguras para el paciente.

El mayor valor diferencial del nuevo sistema de neuronavegación, capaz de proporcionar una inmersión virtual en el cerebro humano, es su integración con la base de datos de conocimiento EBA, también desarrollada por la empresa malagueña Brain Dynamics, que aglutina e interrelaciona los datos más importantes sobre el cerebro a partir de fuentes bibliográficas, conexiones tractográficas, estudios funcionales, patrones de coactivación, etc., y los interpreta según los criterios de la neurociencia basada en la evidencia. Esto posibilita consultas, comparación con casos anteriores, obtención de diagnósticos y análisis de la evolución de una enfermedad, entre otras muchas opciones.

Así, con este proyecto, un neurocirujano podrá “meterse” dentro del cerebro del paciente y visualizar cuáles son las rutas quirúrgicas más convenientes para causar el menor daño posible durante la intervención. Como explica Antonio García Linares, director de Brain Dynamics, con la herramienta, y dentro del propio quirófano, “el cirujano puede ver si va por el buen camino en cuanto al abordaje que ha planificado”.