Investigadores españoles logran grandes avances en materiales para la computación

Viernes, agosto 28th, 2015

El Sincrotrón ALBA y el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas han permitido el desarrollo de un método nuevo para la fabricación de nanoestructuras de ferrita de cobalto con una calidad muy superior a la conseguida hasta el momento con otras técnicas.

Investigadores españoles logran un gran avance en materiales para computación

Estas nuevas nanoestructuras son cristales ultrafinos y bidimensionales, y podrán aplicarse en la fabricación de sistemas de computación avanzados, concretamente en la espintrónica. Por tanto, entre otras, se verán beneficiadas las redes de supercomputación tan necesarias para la investigación. Entre las curiosidades de estas nanoestructuras, cabe destacar sus dimensiones: tienen solo entre 1 y 100 nanómetros de espesor, y hasta 10 micrómetros de lado.

Estos cristales ultrafinos se podrán también emplear para producir “válvulas de spin”, unos componentes fundamentales para las cabezas lectoras de información en las computadoras. En cierto modo, por tanto, son la base para crear todo tipo de estructuras de espintrónica y nanoelectrónica.

Juan de la Figuera, investigador del CSIC, ha afirmado que la calidad de los cristales obtenidos por el equipo de investigación español supera en calidad a los disponibles hasta el momento, ya que se caracterizan por unos dominios magnéticos hasta 10.000 veces mayores.

La clave de la innovación parece estar en el mineral espinela, que puede convertirse en un material clave para los avances en el futuro inmediato. El trabajo de investigación se ha llevado a cabo en el Sincrotrón ALBA de de Barcelona, empleando átomos de cobalto y hierro sobre el substrato y sometiendo la mezcla a una exposición de oxígeno.

Observando el crecimiento al microscopio, los científicos pudieron estudiar en tiempo real las “islas”; es decir, las características de los dominios magnéticos generados.

Fuente: SINC.

Una alternativa a la celulosa, descubierta por españoles

Jueves, febrero 19th, 2015

Un grupo de científicos españoles –de un equipo liderado por el CSIC y que cuenta con la participación de la Universidad de Sevilla y la Universidad Autónoma de Madrid– ha descubierto un nuevo material, alternativo a la celulosa, también de origen natural. Lo producen las bacterias del suelo y se espera que pueda tener numerosas aplicaciones en distintos ámbitos.

Una alternativa a la celulosa, descubierta por científicos españoles

Estructura tridimensional de la celulosa.

La celulosa es el componente mayoritario de las fibras vegetales y tiene numerosas aplicaciones en distintas industrias. Tampoco es desconocido en el ámbito de la ciencia el curdlan, otro biopolímero parecido pero producido por bacterias, y que se utiliza, por ejemplo, como agente gelificante gracias a sus propiedades. Además, en algunos países como Japón y Estados Unidos, está permitido su uso como aditivo en la industria alimentaria.

Recientemente, y según recoge la UAM (Universidad Autónoma de Madrid), un equipo de científicos españoles liderados por el CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas) y con participación de la mencionada universidad y de la Universidad de Sevilla, ha descubierto otro biopolímero que tiene una características “intermedias” entre la celulosa y el curdlan. Como curiosidad, merece la pena señalar que presenta otras características propias de biomoléculas presentes, por ejemplo, en la fibra de avena.

Las posibles aplicaciones del nuevo compuesto, por tanto, son numerosas: el sector alimentario y la biotecnología, entre otros, podrán realizar importantes avances gracias a este nuevo material.

Los resultados del trabajo se han publicado en la revista científica PNAS con el título Novel mixed-linkage β-glucan activated by c-di-GMP in Sinorhizobium meliloti.

Fuente de la noticia: Universidad Autónoma de Madrid.

Detalles y abstract del trabajo: PNAS.