Por fin sabemos por qué los tardígrados son tan resistentes

Viernes, septiembre 23rd, 2016

Los tardígrados son una de las especies que más fascina a la comunidad científica, ya que es capaz de resistir condiciones extremas y sobrevivir en ambientes inimaginables, como el vacío del espacio. Un nuevo estudio científico parece haber encontrado el gen de la impresionante resistencia: por fin se ha resuelto un misterio que parecía de ciencia-ficción.

Tardígrados – Blog COBCM

Los tardígrados son microorganismos conocidos también como “osos de agua” y su característica más llamativa es su impresionante capacidad de resistencia y supervivencia en condiciones ambientales extremas: pueden sobrevivir en el vacío del espacio, aguantan presiones de hasta 6.000 atmósferas e incluso resisten temperaturas de hasta 150 grados centígrados. Por si fuera poco, sus cadenas de ADN pueden aguantar influencias externas muy potentes sin apenas verse alteradas.

Un grupo de investigadores liderado por Takekazu Kunieda ha logrado secuenciar el genoma de los tardígrados Ramazzottius varieornatus y ha publicado los resultados del trabajo en la revista Nature Communications. Los datos son realmente sorprendentes pero podrían convertirse en el avance definitivo para resolver el misterio de la resistencia de estos organismos.

En concreto, los científicos han encontrado una proteína que parece ser única en los tardígrados y que se adhiere al ADN. Al experimentar con ella en cultivos de células humanas, se ha comprobado que protege de la radiación por rayos X. Esta podría ser, por tanto, la proteína responsable de la resistencia de los tardígrados a condiciones extremas.

Hasta ahora se creía, a raíz de una investigación realizada previamente, que los “superpoderes” de estos animales podrían proceder de genes adquiridos por transferencia horizontal (de otras especies distintas), pero el trabajo realizado por el equipo de Takekazu Kunieda no es suficiente para confirmar esta hipótesis. Los investigadores creen que esta proteína, que se expresa gracias a un gen específico, está presente solo en los tardígrados, lo que demostraría que la especie ha seguido un proceso de evolución único. Serán necesarios nuevos trabajos para descubrir si la explicación está realmente en la transferencia horizontal de genes.