Tres cosas curiosas que deberías saber sobre los elefantes

En el Día Mundial de los Elefantes (12 de agosto) recordamos algunas cualidades sorprendentes de los paquidermos descubiertas en tres estudios científicos recientes.

Son compasivos. Los elefantes demuestran un comportamiento hacia los enfermos y muertos de su especie que sugiere que son capaces de sentir algo parecido a la compasión, según asegura un estudio publicado en la revista Applied Animal Behaviour Science. Un grupo de científicos encabezado por Iain Douglas-Hamilton, de la Universidad de Oxford, llegó a esta conclusión tras analizar el comportamiento de varios ejemplares entre 900 elefantes de la reserva nacional de Samburu, en el norte de Kenia. Siguiendo la evolución de los animales gracias a unos sensores detectables por satélite, los investigadores comprobaron que éstos se ayudan cuando están enfermos y se rinden homenaje cuando alguno fallece.

Cooperan. El elefante asiático (Elephas maximus) coopera con otros ejemplares de su misma especie para conseguir un objetivo. Así lo demostraron Joshua M. Plotnik, autor principal del estudio e investigador del departamento de Psicología Experimental de la Universidad de Cambridge (Reino Unido).
en un experimento dado a conocer en PNAS. Doce elefantes asiáticos cooperaron entre sí para recibir una recompensa en forma de comida. Para lograrlo, dos elefantes tiraron de forma coordinada de los extremos de dos cuerdas con sus trompas, y así obtuvieron el premio. Los científicos comparan el nivel de cooperación de los paquidermos con el de los chimpancés.

Trotan y caminan a la vez. La mayoría de los animales pasan sin esfuerzo de caminar a correr, pero su enorme tamaño impide a los elefantes saltar en el aire a velocidades elevadas. Un equipo de científicos europeos ha estudiado los movimientos de los paquidermos con el ánimo de demostrar si corren o caminan para desplazarse a gran velocidad. Los resultados confirman que las patas delanteras trotan mientras que las traseras caminan a velocidades elevadas, tal y como daban a conocer en Journal of Experimental Biology.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *